Día: 20 noviembre, 2018

Trabajo

Eclesiástico
6:19 Allégate a ella como ara y siembra el labrador, y espera buenos frutos;
6:20 porque el trabajo te fatigará un poco, pero pronto comerás de sus frutos.
6:21 Es muy duro para los indisciplinados, y el insensato no permanecerá en él.
6:22 Pesará sobre él como pesada piedra de prueba, y no tardará en arrojarla de sí.

El perdón de Dios

Cuando celebra el sacramento de la Penitencia, el sacerdote ejerce el ministerio del Buen Pastor que busca la oveja perdida, el del Buen Samaritano que cura las heridas, del Padre que espera al hijo pródigo y lo acoge a su vuelta, del justo Juez que no hace acepción de personas y cuyo juicio es a la vez justo y misericordioso. En una palabra, el sacerdote es el signo y el instrumento del amor misericordioso de Dios con el pecador

Oración

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia

Evangelio

Aleluya, aleluya, aleluya.
Dios nos amó y nos envió a su Hijo
como víctima de propiciación por nuestros pecados.
Aleluya, aleluya, aleluya.

EVANGELIO
Lc 19, 1-10.

El Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido.

Lectura del santo Evangelio según san Lucas.

EN aquel tiempo, Jesús entró en Jericó e iba atravesando la ciudad.
En esto, un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de ver quién era Jesús, pero no lo lograba a causa del gentío, porque era pequeño de estatura. Corriendo más adelante, se subió a un sicomoro para verlo, porque tenía que pasar por allí.
Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y le dijo:
«Zaqueo, date prisa y baja, porque es necesario que hoy me quede en tu casa».
Él se dio prisa en bajar y lo recibió muy contento.
Al ver esto, todos murmuraban diciendo:
«Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador».
Pero Zaqueo, de pie, dijo al Señor:
«Mira, Señor, la mitad de mis bienes se la doy a los pobres; y si he defraudado a alguno, le restituyo cuatro veces más».
Jesús le dijo:
«Hoy ha sido la salvación de esta casa, pues también este es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido».

Palabra del Señor