El remedio contra el pecado: la confesión sacramental



«Jesús les dijo otra vez: “La paz con vosotros. Como el Padre me envió, también yo os envío.” Dicho esto, sopló y les dijo: “Recibid el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengáis, les quedan retenidos”. (Jn 20, 21-23). Como lo vemos, es Voluntad del mismo Dios que nos confesemos con un sacerdote:

Porque al ser humano y frágil comprende nuestra fragilidad. Si fuera San Miguel nos partiría en dos con su espada.

Porque no absuelve en su propio nombre sino en el del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Porque él nos puede aconsejar y orientar en la lucha.

Si la confesión fuese un invento de la Iglesia ¿qué ganaría con eso sino problemas y cargas? ¿Acaso será muy bueno sentarse por horas a escuchar los problemas y miserias de los demás?

“Yo no me confieso con un cura más pecador que yo”. ¿Cuántas veces has contado todas tus miserias a tus amigos que son igual o más pecadores que tú?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s