Deicidio

«Estos días me leyeron un párrafo del Cardenal Bea acerca de los que mataron a Cristo: dice que no el pueblo judío, sino algunos funcionarios judíos mataron a Cristo; pero esos mismos no pueden llamarse “deicidas” porque no sabían que Cristo era Dios. Con todo respeto, podemos advertir que no sabían lo que era Cristo,Sigue leyendo “Deicidio”

Dios con nosotros

Evangelio según san Mateo, 1: 22- 23 Mas todo esto fue hecho para que se cumpliese lo que habló el Señor por el Profeta, que dice: He aquí la Virgen concebirá, y parirá hijo: y llamarán su nombre Emmanuel, que quiere decir “con nosotros Dios”. (v. 22- 23) En realidad aquí se pone nombre aSigue leyendo “Dios con nosotros”

Virginidad

Evangelio según san Mateo, 1: 22- 23 Mas todo esto fue hecho para que se cumpliese lo que habló el Señor por el Profeta, que dice: He aquí la Virgen concebirá, y parirá hijo: y llamarán su nombre Emmanuel, que quiere decir “con nosotros Dios”. (v. 22- 23) Pero, como dice Fotino, es un simpleSigue leyendo “Virginidad”

Santo Sacrificio del Altar

Asistir a la Misa, oh pecadores, y decir a Dios: Señor, por este augusto sacrificio, dejaos apaciguar y atraed hacia Vos mi voluntad rebelde”. Dios escuchará vuestra súplica, y por amor a su Hijo inmolado sobre el altar, inundará vuestra alma de una lluvia de gracias. “La oración de aquél que cierra sus oídos aSigue leyendo “Santo Sacrificio del Altar”

Unión hipostatica

Hay que precaverse aquí contra el error de Nestorio, que dice: cuando la Escritura divina tiene que hablar acerca del nacimiento de Cristo, que es de la Virgen María, o acerca de su muerte, nunca le da el nombre de Dios, sino los de Cristo, Hijo o Señor, tres términos significativos de las dos naturalezas,Sigue leyendo “Unión hipostatica”

Jesucristo

El cetro no saldrá de Judá, ni el legislador de entre sus pies, hasta que venga Aquél que debe ser enviado; Él será el que reúna a todas las naciones» (Gén., 49, 10)

La oración a Jesús

Pero el Nombre que todo lo contiene es aquel que el Hijo de Dios recibe en su encarnación: JESÚS. El nombre divino es inefable para los labios humanos (cf Ex 3, 14; 33, 19-23), pero el Verbo de Dios, al asumir nuestra humanidad, nos lo entrega y nosotros podemos invocarlo: “Jesús”, “YHVH salva” (cf MtSigue leyendo “La oración a Jesús”

La oración a Jesús

La oración de la Iglesia, alimentada por la palabra de Dios y por la celebración de la liturgia, nos enseña a orar al Señor Jesús. Aunque esté dirigida sobre todo al Padre, en todas las tradiciones litúrgicas incluye formas de oración dirigidas a Cristo. Algunos salmos, según su actualización en la Oración de la Iglesia,Sigue leyendo “La oración a Jesús”