Cristianismo, la religión verdadera



El argumento de la resurrección de Cristo
Enunciación
La tercera vía para mostrar la veracidad de la religión cristiana se basa en la fuerza explicativa de la tesis de resurrección de Cristo frente a ciertos hechos históricos y se estructura como sigue:
1. Si Jesucristo resucitó de entre los muertos, entonces el Cristianismo es la religión verdadera.
2. Existen tres hechos bien establecidos por los historiadores en torno a esta cuestión: la tumba vacía, el testimonio de las apariciones y la creencia de los discípulos originales.
3. Estos hechos requieren de una explicación.
4. La mejor explicación es que Jesucristo resucitó efectivamente de entre los muertos.
5. Luego, el Cristianismo es la religión verdadera.

Explicación
Premisa 1: “Si Jesucristo resucitó de entre los muertos, entonces el Cristianismo es la religión verdadera”. Evidentemente. La creencia en la resurrección de Cristo es solo consistente y coherente con la teología de la religión cristiana y, en consecuencia, si se comprobara, probaría también que el Cristianismo es verdad. Entonces, queda establecida la primera premisa.
Premisa 2: “Existen tres hechos bien establecidos en torno a esta cuestión: la tumba vacía, el testimonio de las apariciones y la creencia de los discípulos originales”. Correcto. En el contexto del problema de la resurrección existen tres hechos históricos bien establecidos y que son en esencia aceptados por la mayoría de especialistas. A saber:
1º La tumba vacía: La tumba en que Jesús fue enterrado por José de Arimatea fue encontrada vacía por un grupo de sus seguidoras el primer domingo después de la crucifixión. Con respecto al entierro de Jesús luego de la crucifixión tenemos que, como dice John A. T. Robinson, se constituye como “uno de los hechos acerca de Jesús mejor y más tempranamente confirmados”.. De hecho, la referencia temprana que hacen los cuatro Evangelios (cfr. Mateo 27: 57- 60, Marcos 15: 42- 46, Lucas 23: 50- 53, Juan 19: 38- 42) a la persona de José de Arimatea como quien se encargó de enterrar de Jesús tiende a confirmar muy fuertemente este punto pues si dicho relato fuera un mero invento no se habría apelado a un miembro del sanedrín judío que condenó a Jesús como el encargado del entierro, no importa cuán “amigo” o “discípulo secreto” de Jesús haya sido.

En la iglesia primitiva había una marcada hostilidad hacia los líderes judíos y, en consecuencia, como dice el experto en el Nuevo Testamento Raymond Brown, resulta “casi imposible explicar” por qué los cristianos habrían de fabricar una historia con un miembro del sanedrín judío haciendo lo correcto por Jesús.

De otro lado, en lo que se refiere específicamente a la tumba vacía nos encontramos con que también se trata de un hecho confirmado por fuentes tempranas. Este hecho no era negado ni siquiera por los judíos contemporáneos de Jesús, al punto que Mateo se da el lujo de referirse en su Evangelio a la teoría de que los discípulos robaron el cuerpo como aquella “explicación que hasta el día de hoy circula entre los judíos” (Mateo 28: 15). Obviamente no se hubiera arriesgado a escribir eso en el siglo I y en un entorno cultural judío si la tumba vacía no fuera algo comúnmente aceptado. Adicionalmente, tenemos que autores del siglo II como Justino Mártir y Tertuliano afirmaron en sus obras que la “teoría del cuerpo robado” todavía seguía siendo sostenida por los judíos de su tiempo,
lo cual presupone la tumba vacía.

Como explican Gary Habermas y Michael Licona: “No habría necesidad de intentar justificar un cuerpo perdido si el cuerpo todavía hubiera estado en la tumba. Cuando el niño le dice a su profesor que el perro se comió su tarea, esta es una aceptación indirecta de que la tarea no está disponible para evaluación”. Y no solo eso. El relato de la tumba vacía recibe confirmación adicional por el hecho de que se dice explícitamente que fue descubierta por un grupo de mujeres. En la sociedad patriarcal judía el testimonio de las mujeres era muy tenido en menos. “No dejes que el testimonio de las mujeres sea admitido”, escribe el historiador judío Josefo reflejando esta visión. Entonces, si los Evangelios relatan que fueron las mujeres quienes primero descubrieron la tumba vacía el domingo después de la crucifixión es muy probablemente porque así fue.

Caso contrario, es decir, si se hubiera tratado de un invento, se hubiera puesto que los primeros testigos fueron varones y se hubiera suprimido aquel detalle también vergonzoso de que, en una primera instancia, “a los apóstoles les pareció una locura lo que las mujeres decían y no querían creerles” (Lucas 24: 11). Por tanto, hay motivos de sobra para entender por qué, en palabras del especialista austríaco Jacob Kremer, “la gran mayoría de exegetas se sostienen firmemente en la confiabilidad de las declaraciones bíblicas concernientes a la tumba vacía”. Y, en efecto, como dice William Wand, “toda la evidencia estrictamente histórica que tenemos está en favor de la tumba vacía, y aquellos estudiosos que la rechazan lo hacen por razones distintas a las de la historia científica” . Luego, el hecho está razonablemente establecido

La referencia principal (aunque no única) de nuestros análisis en este punto es: William
Lane Craig, Reasonable Faith: Christian Truth and Apologetics, Ed. Crossway Books, Whea-
ton, 2008, ch 8

John A. T. Robinson, The Human Face of God Ed. Westminster, Filadelfia, 1973, p. 131

Raymond E. Brown, The Death of the Messiah, Ed. Doubleday, New York, 1994, vol. II
PP. 1240-1241

Justino Mártir, Diálogo con Trifón, cap. 108

Tertuliano, Sobre los Espectáculos, cap. 30

Gary Habermas and Michael Licona, The Case for the Resurrection of jesus, Kregel Publi-
cations, Grand Rapids, 2004, ch. 4

Flavio Josefo, Antiguedades Judias, IV, 8, 15

Jacob Kremer, Die Osterevangelien-Geschich-ten um Geschichte, Ed. Katholisches Bibelwerk, Stuttgart, 1977, pp. 49-50

William Wand, Christianity: A Historical Religion?, Ed. Judson, Valley Forge, 1972, pp. 93-94

Publicado por paquetecuete

Cristiano Católico Apostólico y Romano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: