Día: 28 junio, 2019

Consagrados

Consagrados
San Pablo dedicó a las vírgenes parte de un capítulo de su primera Carta a los Corintios (Capitulo 7), Pablo recalca la bondad del matrimonio, insiste en la superioridad del celibato, y cita su experiencia personal
Religiosas Ecuménicas de Guadalupe

Símbolo Atanasiano

Símbolo Atanasiano (año 434-440)

27. Pero para alcanzar la salvación eterna es preciso también creer firmemente en la encarnación de nuestro Señor Jesucristo.
27. Sed ne­ce­ssárium est ad ætérnam salútem, ut In­car­na­tiónem quoque Dómini nostri Iesu Christi fidéliter credat.
28. La fe verdadera consiste en que creamos y confesemos que nuestro Señor Jesucristo, Hijo de Dios, es Dios y Hombre.
28. Est ergo fides recta, ut credámus et con­fi­teámur quia Dóminus noster Iesus Christus, Dei Fílius, Deus et homo est.
29. Es Dios, engendrado de la misma sustancia que el Padre, antes del tiempo; y hombre, engendrado de la sustancia de su Madre santísima en el tiempo.
29. Deus est ex substántia Patris ante sǽcula génitus: et homo est ex substántia matris in sǽculo natus.
30. Perfecto Dios y perfecto hombre: que subsiste con alma racional y carne humana.
30. Perféctus Deus, perféctus homo: ex ánima rationáli et humána carne subsístens.
31. Es igual al Padre según la divinidad; menor que el Padre según la humanidad.
31. Æquális Patri secúndum di­vi­ni­tátem: minor Patre secúndum hu­ma­ni­tátem.
32. El cual, aunque es Dios y hombre, no son dos Cristos, sino un solo Cristo.
32. Qui, licet Deus sit et homo, non duo tamen, sed unus est Christus.
33. Uno, no por conversión de la divinidad en cuerpo, sino por asunción de la humanidad en Dios.
33. Unus autem non conversióne di­vi­ni­tátis in carnem: sed assumptióne humanitátis in Deum.
34. Uno ab­so­lu­tamente, no por confusión de sustancia, sino en la unidad de la persona.
34. Unus omníno, non confusióne substántiæ: sed unitáte persónæ.
35. Pues como el alma racional y el cuerpo forman un hombre; así, Cristo es uno, siendo Dios y hombre.
35. Nam sicut ánima rationális et caro unus est homo: ita Deus et homo unus est Christus.
36. Que padeció por nuestra salvación: descendió a los infiernos y al tercer día resucitó de entre los muertos.
36. Qui passus est pro salúte nostra: descéndit ad ínferos: tértia die resurréxit a mórtuis.
37. Subió a los cielos y está sentado a la diestra de Dios Padre to­do­poderoso: desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos.
37. Ascéndit ad cælos, sedet ad déxteram Dei Patris om­ni­po­téntis: inde ventúrus est iudicáre vivos et mórtuos.
38. Y cuando venga, todos los hombres resucitarán con sus cuerpos, y cada uno rendirá cuentas de sus propios hechos.
38. Ad cuius advéntum omnes hómines resúrgere habent cum corpóribus suis: et redditúri sunt de factis própriis ratiónem.
39. Y los que hicieron el bien gozarán de vida eterna, pero los que hicieron el mal irán al fuego eterno.
39. Et qui bona egérunt, ibunt in vitam ætérnam: qui vero mala, in ignem ætérnum.
40. Esta es la fe católica, y quien no la crea fiel y firmemente no se podrá salvar.
40. Hæc est fides cathólica, quam nisi quisque fidéliter fir­mi­térque cre­díderit, salvus esse non póterit.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo.
Glória Patri, et Fílio, et Spirítui Sancto.
Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén.
Sicut erat in princípio, et nunc, et semper, et in sǽcula sæculórum. Amen.
Antífona. Gloria a ti, Trinidad igual, única Deidad, antes de los siglos, y ahora, y siempre. (T. P. Aleluya).
Antíphona. Glória tibi, Trínitas æquális, una Déitas, et ante ómnia sǽcula, et nunc, et in perpétuum. (T. P. Allelúia).
V/. Señor, escucha mi oración.
V/. Dómine, exáudi oratiónem meam.
R/. Y llegue a ti mi clamor.
R/. Et clamor meus ad te véniat.
Los sacerdotes añaden:
Sacerdotes addunt:
V/ . El Señor esté con vosotros.
V/ . Dóminus vobíscum.
R/. Y con tu espíritu.
R/. Et cum spí­ri­tu tuo.

Concepción

Dotada de alma espiritual, de entendimiento y de voluntad, la persona humana está desde su concepción ordenada a Dios y destinada a la bienaventuranza eterna. Camina hacia su perfección en la búsqueda y el amor de la verdad y del bien (cf GS 15, 2)

Oración

Te pedimos, Dios todopoderoso y eterno, que, al celebrar la grandeza del amor que resplandece en el corazón de tu Hijo, recibamos de esta fuente divina gracias cada vez más abundantes. Por Jesucristo, nuestro Señor

Evangelio

Evangelio según San Mateo 11:25-30
En aquel tiempo, tomando Jesús la palabra, dijo: «Yo te bendigo, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes, y se las has revelado a pequeños Sí, Padre, pues tal ha sido tu beneplácito. Todo me ha sido entregado por mi Padre, y nadie conoce al Hijo sino el Padre, ni al Padre le conoce nadie sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. «Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados, y yo os daré descanso. Tomad sobre vosotros mi yugo, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera.»