Consagración Sacerdotal

Recibe el Espíritu Santo; los pecados serán remitidos a aquellos a quienes se los remitas, y retenidos a aquellos a quienes se los retengas (San Juan 20, 22-23), El sacerdote promete obediencia al obispo, el cual lo bendice con las siguientes palabras: Que la bendición del Dios Omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo, baje sobre ti, para que seas bendito en el orden sacerdotal, y que puedas ofrecer hostias saludables por los pecados y las ofensas del pueblo de Dios Todopoderoso, a quien sea honor y gloria por todos lo siglos de los siglos
Así es como la iglesia católica consagra a sus sacerdotes. No es difícil comprender cuán respetable es el uso antiguo de desplegar gran solemnidad al conferir las órdenes. Se nos preguntará talvez: ¿Para qué estas promociones sucesivas? ¿Para qué este aparato? ¿Para qué estas oraciones, estas unciones, estas ceremonias? El objeto principal, es ciertamente, para enseñarnos cuán santo se debe ser para subir al altar y ofrecer la Víctima sin mancha a la Augusta Majestad de Dios
Explicación de la Santa Misa (R Padre Martín de Cochem OFM Cap

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s