Los hijos en las cosas de Dios

El hombre que impide a su hijo o a su servidor asistir a Misa, parece decirle: No es a Dios, sino a mí, a quien debes servir. En verdad, esos cristianos son peores que los paganos, y a la hora de la muerte sabrán la enormidad de su pecado #hijos #Dios #santosacrificiodelamisa #eucaristía #misa #impedirSigue leyendo «Los hijos en las cosas de Dios»

Batalla cotidiana y permanente

La democracia como ideal abre por sí misma una batalla por la delimitación de los contenidos concretos de esa ficción de la que la entera política moderna depende: el pueblo. Se trata de una batalla tanto política como cultural. Política, porque aquellos que pretenden hacerse de las instituciones políticas del Estado necesitan legitimarse a partirSigue leyendo «Batalla cotidiana y permanente»

Las principales religiones del mundo

Judaísmo Origen histórico La historia del Judaísmo se inicia en torno al segundo milenio a.C. en Mesopotamia. Allí, a causa de la destrucción de la ciudad de Caldea de Ur y de otras circunstancias externas, se daba un gran desplazamiento de población. Entre las muchas familias que migraban con dirección norte hacia Asiria se hallabaSigue leyendo «Las principales religiones del mundo»

Cuidar de los hijos

4 …que sepa gobernar bien su propia casa, que tenga sus hijos en sumisión con toda decencia; 5—pues si uno no sabe gobernar su propia casa ¿cómo podrá cuidar de la Iglesia de Dios?— 1 Timoteo 3, 5

Grados de la obediencia

Obediencia de principiante: Se aplican antes que a otra cosa a guardar fielmente los mandamientos de Dios y de la iglesia; y a someterse por lo menos exteriormente a las órdenes de los superiores legítimos con diligencia puntualidad y espíritu sobrenatural TANQUEREY, Op. cit. P. 683

Cristo es, pues, el único Camino para ir al Padre

la única forma posible de santidad en el plan actual de la divina Providencia. Sólo por El, con El y en El podremos alcanzar la meta y el ideal intentado por Dios en la creación, redención y santificación del género humano: la alabanza de su propia gloria (cf. Eph. 1,5-6). La Iglesia nos lo recuerdaSigue leyendo «Cristo es, pues, el único Camino para ir al Padre»

¡La gloria de Dios!

He aquí el alfa y la omega, el principio y el fin de toda la creación. La misma encarnación del Verbo y la redención del género humano no tienen otra finalidad última que la gloria de Dios: cuando le queden sometidas todas las cosas, entonces el mismo Hijo se sujetará a quien a El todoSigue leyendo «¡La gloria de Dios!»

Confiemos en Dios cuando murmuren de nosotros

Hijo, ten confianza en mí, y estate firme, porque las palabras, ¿qué son sino palabras? Por el aire vuelan, más en las rocas no hacen mella. Si eres culpable, resuelve gustoso emprender la enmienda. Si la conciencia no te remuerde, resuélvete a sufrir con alegría por Dios. Bien poco es aguantar palabras de cuando enSigue leyendo «Confiemos en Dios cuando murmuren de nosotros»

Odio al Encarnado

Algunos proponen que a los ángeles se les mostró la Encarnación por adelantado y que su negativa a aceptar y adorar a Dios- Hombre precipitó su caída. Muchos teólogos han conjeturado que el misterio de la Encarnación Divina les fue revelado a los ángeles, que vieron que una naturaleza inferior a la suya iba aSigue leyendo «Odio al Encarnado»

A los jóvenes

Excelencia, en medio de la presente crisis, ¿cómo debería evangelizar la Iglesia a todos esos jóvenes que han estado inmersos, durante la mayor parte de sus vidas, en este oleaje de secularización y cuyas mentes han sido conformadas a la era actual? Debemos mostrarles la belleza de la verdad. La belleza es atractiva, toda bellezaSigue leyendo «A los jóvenes»