¿Es lícito pelear por Cristo?

Suele haber entre los cristianos un cierto complejo cuando se oye hablar de la «guerra por Cristo» o de «dar la sangre por defender la Fe». El enemigo de la Iglesia Católica ha venido repitiendo hasta el cansancio que «el valor supremo es la Paz’» y que nada puede oponérsele, sea cual fuere el motivoSigue leyendo «¿Es lícito pelear por Cristo?»

Opinión pública = opinión de unos cuantosLamentablemente los ideologos

Opinión pública = opinión de unos cuantosLamentablemente los ideologos Si la opinión mayoritaria tiene semejante fuerza sobre el individuo, entonces aquellos medios que producen y reproducen esas opiniones son los depositarios en última instancia de semejante poder. En otras palabras, la opinión publicada, como opinión no ya del público general sino de aquellos que tienenSigue leyendo «Opinión pública = opinión de unos cuantosLamentablemente los ideologos»

A la destrucción de la sagrada familia

Lo intentaría, precisamente, en la Unión Soviética tras el triunfo revolucionario del bolcheviquismo. León Trotsky, padre del Ejército Rojo , ya declaraba en Escritos sobre la cuestión femenina, en clara sintonía con Engels, que “cambiar de raíz la situación de la mujer no será posible hasta que no cambien todas las condiciones de la vidaSigue leyendo «A la destrucción de la sagrada familia»

La Sociedad de Masas y el Poder de Los Modernos Medios de Comunicación

Estos medios actúan en la socialización por lo menos de dos maneras. En primer lugar, diseñando y ofreciendo modelos de acción a imitar o a rechazar, con sus respectivos mecanismos de refuerzo (modas, gratificaciones, inclusión) o de sanciones (ridiculización, marginación, ostracismo). En síntesis, el llamado «proceso de modelaje» funciona así: el sujeto recibe durante tiempoSigue leyendo «La Sociedad de Masas y el Poder de Los Modernos Medios de Comunicación»

Sentimientos de culpa

Al cabo de tres días de fatigoso viaje en común, Léo Moulin, de ochenta y un años, aparece fresco, elegante, atento y tan cordial como siempre. Moulin, profesor de Historia y Sociología en la Universidad de Bruselas durante medio siglo, autor de decenas de libros rigurosos y fascinantes, es uno de los intelectuales más prestigiososSigue leyendo «Sentimientos de culpa»

La Sociedad de Masas y el Poder

El poder sirve para imponer una voluntad. El contenido de la voluntad que impone el poder ha de entenderse en un sentido amplio: desde un curso de acción determinado hasta una forma concreta de pensar. A puede querer que B haga C; A puede querer que B piense D; A puede querer que B percibaSigue leyendo «La Sociedad de Masas y el Poder»

Interficite errores; homines diligite

Interficite errores; homines diligite. Acabad con los errores; amad a los hombres. No todas las ideas ni todas las acciones son respetables. Dignos de todo respeto son, sin embargo, cada uno de los hombres San Agustín de Hipona

La Sociedad de Masas y el Poder de Los Modernos Medios de Comunicación

Ortega y Gasset se escandaliza con este hombre, al que describe así: «El hombre-medio se encuentra con “ideas” dentro de sí, pero carece de la función de idear. Ni sospecha siquiera cuál es el elemento sutilísimo en que las ideas viven». No puede sospechar sobre sus ideas porque está incapacitado para identificar la procedencia deSigue leyendo «La Sociedad de Masas y el Poder de Los Modernos Medios de Comunicación»

Amad a vuestros enemigos

Evangelio según san Mateo, 5: 43- 48 «Habéis oído que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Mas yo os digo: Amad a vuestros enemigos; haced bien a los que os aborrecen. Y rogad por los que os persiguen y os calumnian: Para que seáis hijos de vuestro Padre, que estáSigue leyendo «Amad a vuestros enemigos»

La descristianización no es, la pérdida de la fe, sino la pérdida de la razón

Cuando un muchacho, educado cristianamente por la familia y la comunidad parroquial, a tenor de los asertos apodícticos de algún profesor o algún texto empieza a sentir vergüenza por la historia de su Iglesia, se encuentra objetivamente en el grave peligro de perder la fe. Es una observación lamentable, pero indiscutible; es más, mantiene suSigue leyendo «La descristianización no es, la pérdida de la fe, sino la pérdida de la razón»