La Verdad habla dentro: sin ruido de palabras

Habla Señor que tus siervo escucha (1 Reyes 3, 10) Siervo tuyo soy. Dame inteligencia para entender tus palabras (Salmo 98 y 125)Inclina mi corazón a escuchar con buena voluntad las palabras de tu boca. Que caigan en mi como el rocío bienhechor sobre la tierraSeñor que no sólo me hable Moisés. Que no sóloSigue leyendo «La Verdad habla dentro: sin ruido de palabras»

Jesús no quita nada, Jesús te lo da todo

Unas veces parece como si Dios te hubiera abandonado. Otras veces el prójimo pondrá a prueba tu paciencia. Y lo que es peor todavía, muchas veces serás pesada carga para ti mismo y no estarás contento de lo que haces y de lo que eres.Sin embargo, no habrá manera de librarte enseguida de todo estoSigue leyendo «Jesús no quita nada, Jesús te lo da todo»

Me has librado

33:5 Consulté a Yahvé y me respondió: me libró de todos mis temores.Salmo Esto no tiene nada de nuevo ni de desacostumbrado para personas experimentadas en los caminos de Dios. Los grandes santos y los profetas del Antiguo Testamento sufrían a menudo tales alternativas entre la tristezas y alegrías, entre tentaciones y tiempos de pazSigue leyendo «Me has librado»

Pilato se lava las manos

Fue entonces cuando, pidiendo un poco de agua y en un gesto netamente ritual viendo que nada conseguía, se lavó las manos, diciendo: «Yo soy inocente de esta sangre», a lo que respondieron «caiga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos». Y dice San Mateo: «y todo el pueblo judío» (Mt 27, 25) pidióSigue leyendo «Pilato se lava las manos»

Como la luz en la mañana

Los consuelos que provienen solamente de las creaturas, considéralos secundarios e insuficientes. Quien ama a Dios considera secundario lo que no tenga relación directa con Dios. Sólo Dios es eterno, es inmenso y llena el universo entero. Sólo Dios consuela totalmente el espíritu y llena de total alegría al corazón «Tú, Señor, has puesto enSigue leyendo «Como la luz en la mañana»

Pureza de Alma y Rectitud de Intención

Con dos alas se eleva uno sobre las cosas de la tierra: rectitud de intención y pureza. Es necesario tener rectitud en el entendimiento para obrar por fines elevados, y pureza en los afectos. Con la rectitud de intención dirigimos hacia Dios todo lo que hacemos. Con la pureza en los afectos nos independizamos deSigue leyendo «Pureza de Alma y Rectitud de Intención»

Danos hoy nuestro pan de cada día

«» “Danos”: es hermosa la confianza de los hijos que esperan todo de su Padre “Hace salir su sol sobre malos y buenos, y llover sobre justos e injustos” (Mt 5, 45) y da a todos los vivientes “a su tiempo su alimento” (Sal 104, 27). Jesús nos enseña esta petición; con ella se glorifica,Sigue leyendo «Danos hoy nuestro pan de cada día»

Jesús en el Apocalipsis

La imaginería del Reino inunda el Libro bíblico del Apocalipsis. En él se habla de Jesús como el Primogénito de los muertos y el soberano de los reyes de la tierra, rememorando lo que se dijo de David en el Salmo 89, 28: Yo lo construiré mi primogénito, el más eximio entre los reyes deSigue leyendo «Jesús en el Apocalipsis»

Hágase tu voluntad

En Cristo, y por medio de su voluntad humana, la voluntad del Padre fue cumplida perfectamente y de una vez por todas. Jesús dijo al entrar en el mundo: “He aquí que yo vengo oh Dios, a hacer tu voluntad” (Hb 10, 7; Sal 40, 8-9). Sólo Jesús puede decir: “Yo hago siempre lo queSigue leyendo «Hágase tu voluntad»