Objeción común: Jesús no cumple los estándares mesiánicos estipulados en el Talmud.

Pero no es una objeción fuerte porque el verdadero parámetro de referencia a este respectoson las Escrituras Sagradas de los judios (lo que los cristianos conocen como el «Antiguo Testamento») y no tanto el Talmud Además, es engañoso decir que «Jesús no cumple los estándares mesiánicos del Talmud» no solo porque gran parte del mismoSigue leyendo «Objeción común: Jesús no cumple los estándares mesiánicos estipulados en el Talmud.»

“Que si no, me muero”.

¿Acaso no sería mejor morir que verte, Dios mío, todos los días tan cruel e impunemente ofendido, y hallarme todos los días más y más en peligro de ser arrastrado por los torrentes de iniquidad que van creciendo? Mil muertes me serían mas tolerables. ¡Envíame socorro desde el Cielo o llévate mi alma! Si noSigue leyendo «“Que si no, me muero”.»

¿Que te pido Señor?

¿Que te pido Señor? Hijos: Hombres siempre en tu mano. Pronto siempre a obedecerte a la voz de sus superiores, como Samuel: “Heme aquí. Siempre dispuestos a correr y a sufrirlo todo contigo y por tu causa, como los Apóstoles: “Vamos también nosotros a morir con Él 1 Re 3,16. Jn 11,16 Súplica ardiente paraSigue leyendo «¿Que te pido Señor?»

Te pido Señor

Hijos: Esclavos de tu amor y de tu voluntad; hombres según tu corazón, que sin voluntad propia que los manche y los detenga, cumplan todos tus designios y arrollen a todos tus enemigos, como nuevos Davides, con el báculo de la cruz y la honda del santo rosario en las manos 1 Re 17,40Sal 22,4SanSigue leyendo «Te pido Señor»

Disposiciones para la oración de intimidad

Postura La postura del cuerpo tiene una gran importancia en la oración. Sin duda es el alma quien ora, no el cuerpo; pero, dadas sus íntimas relaciones, la actitud corporal repercute en el alma y establece una especie de armonía y sincronización entre las dos. En general, conviene una postura humilde y respetuosa. Lo idealSigue leyendo «Disposiciones para la oración de intimidad»

La Verdad habla dentro: sin ruido de palabras

Habla Señor que tus siervo escucha (1 Reyes 3, 10) Siervo tuyo soy. Dame inteligencia para entender tus palabras (Salmo 98 y 125)Inclina mi corazón a escuchar con buena voluntad las palabras de tu boca. Que caigan en mi como el rocío bienhechor sobre la tierraSeñor que no sólo me hable Moisés. Que no sóloSigue leyendo «La Verdad habla dentro: sin ruido de palabras»

Consejos que conducen a la Vida Eterna

Vamos pues, alma fiel. Prepárale digna morada espiritual a este gran amigo para que venga a visitarte y a hablar contigo. Porque Él ha dicho: Quien me ama cumplirá mis mandamientos, y vendremos a él, y haremos en él nuestra morada (Juan 14, 23) Así Yahvé cumplirá la promesa que hizo diciendo: `Si tus hijosSigue leyendo «Consejos que conducen a la Vida Eterna»

Sobre el Padre Nuestro

Pero Jesús no nos deja una fórmula para repetirla de modo mecánico (cf Mt 6, 7; 1 R 18, 26-29). Como en toda oración vocal, el Espíritu Santo, a través de la Palabra de Dios, enseña a los hijos de Dios a hablar con su Padre. Jesús no sólo nos enseña las palabras de laSigue leyendo «Sobre el Padre Nuestro»

Las 3 Comidas

El tema del Reino caracteriza a estas tres comidas: Las cinco mil personas quedan «satisfechas» y se recogen doce cestos con el pan sobrante; lo cual indica la plenitud de las doce tribus de Israel bajo el Hijo de David (1 Reyes 4, 20; 8, 65-66) La Última Cena está estrechamente asociada con la inminenteSigue leyendo «Las 3 Comidas»

Las imágenes

Ex 20,4 para afirmar que Dios prohibió la elaboración de imágenes: “No te harás escultura ni imagen alguna ni de lo que hay arriba en los cielos, ni de lo que hay abajo en la tierra, ni de lo que hay en las aguas debajo de la tierra». Si interpretamos de manera literal este textoSigue leyendo «Las imágenes»