Categoría: José

Del porqué existen más libros en nuestra biblia que en otras? (sobre el libro de Tobías)


IXΘΥΣ: Iota I=Jesús, Ji X=Christos, Theta Θ=Theou (de Dios), Ípsilon Υ=Uios (Hijo), Sigma Σ=Soter (Salvador)
Tobias: Tobyah, ‘Yahveh es bondadoso’Tobias introduce unas novedades en la historia de Israel, motivo por el cual resulta chocante para el pueblo Judío que en el Concilio de Jamnia (Concilio Judío y anticristiano) dispone la falta de inspiración de este libro
Esto fué después de la 2da destrucción del templo,
Jesús profetizó en Lucas19:41 Al acercarse y ver la ciudad, lloró por ella,19:42 diciendo: «¡Si también tú conocieras en este día el mensaje de paz! Pero ahora ha quedado oculto a tus ojos19:43 Porque vendrán días sobre ti en que tus enemigos te rodearán de empalizadas, te cercarán y te apretarán por todas partes,19:44 te estrellarán contra el suelo a ti y a tus hijos que estén dentro de ti y no dejarán en ti piedra sobre piedra, porque no has conocido el tiempo de tu visita
el muro de los lamentos fué desenterrado hasta la edad media en la conocida como la explanada del templo, a manos de los Romanos.
El taná Rabí Akiva, que sin haber sido nombrado nasí dirigía el Sanedrín, convenció a los demás miembros de que apoyaran la inminente rebelión y declararán al comandante elegido, Simón bar Kojba, como el Mesías, ya que no creyeron en los profetas que anunciaban a Jesús
Jerusalem rodeada por Romanos por generales de Nerón, recibieron a un “muerto” en una caja ya que las leyes judías impedían enterrar en Jerusalem sino solo fuera de esta ciudad.
Los romanos con estos muertos los enterraban o quemaban, llevaron al “muerto” que estaba vivo al general, a quien le dijo que tu serás el próximo emperador, (algo que acepto con complacencia) el muerto vivo pide al ahora emperador que le de una ciudad donde puedan vivir libremente los Judíos, ciudad que aún existe, Jamnia (o Yavne) al sur de Tel Aviv
En este tiempo se formó la academia donde siguieron los Judíos ahora con una visión nacionalistica, y de manera farisea.
La idea del pez: (parte del símbolo) por lo que se reconocían los cristianos en tiempos de persecución anticristiana y como a través de un pez el Padre de Tobías cura la ceguera sugerido por el Arcángel Rafael (Dios Sana, por ello el patronazgo de hospitales) quien a manera de figuras explica el impacto de este pez (ichthys) sobre la vida eterna y la ceguera espiritual algo que resulta chocante para los Judíos
Concepto del matrimonio. En Tobit el matrimonio, pasa a tener un carácter de compromiso de la pareja con Dios, No van simplemente a tener una relación sexual para satisfacer un deseo, sino que hay una clara y sincera intención: seguir juntos, hasta la vejez si Dios lo concede.​ esto favorecido ahora por un rito que tiene que ver nuevamente con el Pez (ichthys), nuevamente chocante para los Judíos por el rechazo a la persona de Jesús y su Divinidad y al rechazo del Matrimonio Indisoluble ya que promovía la poligamia a través de la ley vigente para el acta de divorcio que se extendía debido al “corazón duro” descrito por Jesucristo, los Judíos aun hacen presión a las leyes de reforma (religiosa) y protestante contra las leyes cristianas del santo matrimonio, Tobit hace abstinencia y oración antes de tomar a Sara como esposa, no por pasiones sino para formar un santa familia
Culto a los ángeles: el Arcángel San Rafael y reconocer sobre los ángeles malos (demonios) que sugieren al hombre respetando su libre albedrío.
La caridad con los muertos: Tobias recogía a los muertos enterrandolos, (obra de misericordia: enterrar a los difuntos) recordemos que tocar a los muertos hacía de los Judíos Impuros
Sara y su palabra: ella indica que nunca deseo varón, en el nuevo testamento alguien más repite la misma frase: la Virgen Maria

Verbo encarnado

La fe cristiana no es una «religión del Libro». El cristianismo es la religión de la «Palabra» de Dios, «no de un verbo escrito y mudo, sino del Verbo encarnado y vivo» (San Bernardo de Claraval). Para que las Escrituras no queden en letra muerta, es preciso que Cristo, Palabra eterna del Dios vivo, por el Espíritu Santo, nos abra el espíritu a la inteligencia de las mismas (cf. Lc 24, 45).

El desprecio de María

Citar versículos de las Escrituras en los que Jesús parece relegar a su propia madre.
Vinieron a verle su madre y sus hermanos, y no podrían acercarse a él a causa de la muchedumbre. Y le avisaron: Tu madre y tus hermanos están ahí fuera y quieren verte. El, en respuesta, dijo: Mi madre y mis hermanos son los que oyen la palabra de Dios y la cumplen (Lucas 8, 19-21)
Y como faltó vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino. Jesús le respondió: Mujer, que nos va a ti y a mi? Todavía no ha llegado mi hora (Juan 2, 3-4)
Interpretados de forma peyorativa hacia la Virgen, ambos pasajes acaban convirtiéndose en pistas falsas. En el primer caso, Jesús no dice nada irrespetuoso. Simplemente señala que su familia espiritual comparte su vida y le acompaña en el mismo camino. Como vimos en el primer capítulo del evangelio de Lucas, María fue la persona que más fielmente escuchó la palabra de Dios, la aceptó (Lucas 1,38) y la puso por obra.
Su relación biológica con Jesús es algo que depende de este hecho. Y por esa razón, más incluso que por su estrecha relación de sangre, fue la madre de Jesús.
en el Segundo pasaje. Aunque llamar a alguien “mujer” puede romper con los modos de cortesía actuales, en el mundo antiguo era una señal de respeto y afecto (Juan 4, 21; 8, 10). Es probable también que Juan esté describiendo el sucedido de Caná como el reverso de la caída de Adán y Eva en el Génesis. Así pues, de la misma manera que Cristo es el nuevo Adán, sitúa a María en el papel de la nueva Eva. Y al igual que Adán llamó a Eva “Mujer” ( Génesis 2, 23), de esta misma manera Cristo se dirige a María con el mismo título, Además, en el Génesis, Dios habla de una futura mujer cuyo hijo aplastará al demonio con su pie (Génesis 3, 15), y ese hijo sólo puede ser Jesús.
Y que quiere decir la extraña frase “que nos va a ti y a mi?”. Se trata de un modo hebreo de hablar que puede significar muchas cosas diferentes. Teniendo en cuenta que la confianza de María no flaqueó, claramente no percibió aquello como falta de respeto o de rechazo
Incluso hay una razón todavía más importante por la cual sabemos que Jesús no quiso decir nada irrespetuoso hacia su madre. Porque Jesús fue completamente obediente a la ley; y la ley de Moisés manda “honrar a padre y madre”. El verbo hebreo “honrar” puede también querer decir “dar gloria”. El Nuevo Testamento nos muestra, una y otra vez, que Jesús concedió a su madre honores especiales y exclusivos: bendiciones, gracias, peticiones cumplidas, su presencia física más cercana. Y su inhabitación física en las mismas entrañas de María!.
Jesucristo ha sido la única persona en la historia que pudo crear a su propia madre. Y cumplió la ley mosaica honrandola según correspondía a la dignidad con la cual la creó; y cumplió la ley para honrarla también al final de su días terrenos.
Nosotros los cristianos estamos llamados a imitar a Cristo; y por eso nosotros también honramos a María Santísima. La honramos como madre de Jesús y como madre nuestra. No la honramos en lugar de Jesús Nuestro honrar a María es, en sí mismo, expresión de nuestro amor y devoción a Jesús.
La fé es razonable (Scott Hahn)

Hijos

Eclesiástico

7:24  ¿Tienes rebaños? Cuida de ellos. Pues te son útiles, guárdalos.
7:25  ¿Tienes hijos? Instruyelos, doblega desde la juventud su cuello

La castidad


tiene unas leyes de crecimiento; éste pasa por grados marcados por la imperfección y, muy a menudo, por el pecado. “Pero el hombre, llamado a vivir responsablemente el designio sabio y amoroso de Dios, es un ser histórico que se construye día a día con sus opciones numerosas y libres; por esto él conoce, ama y realiza el bien moral según las diversas etapas de crecimiento” (FC 34).La castidad representa una tarea eminentemente personal; implica también un esfuerzo cultural, pues “el desarrollo de la persona humana y el crecimiento de la sociedad misma están mutuamente condicionados” (GS 25). La castidad supone el respeto de los derechos de la persona, en particular, el de recibir una información y una educación que respeten las dimensiones morales y espirituales de la vida humana.La castidad es una virtud moral. Es también un don de Dios, una gracia, un fruto del trabajo espiritual (cf Ga 5, 22). El Espíritu Santo concede, al que ha sido regenerado por el agua del bautismo, imitar la pureza de Cristo (cf 1 Jn 3, 3)

Castidad

La persona casta mantiene la integridad de las fuerzas de vida y de amor depositadas en ella. Esta integridad asegura la unidad de la persona; se opone a todo comportamiento que la pueda lesionar. No tolera ni la doble vida ni el doble lenguaje (cf Mt 5, 37).

San José y Dios


En estos días se intensifica nuestra preparación espiritual al nacimiento de Jesucristo. En la Misa del domingo que viene, la Palabra de Dios nos presenta a San José como ejemplo de la disposición que se ha de tener en la espera del Salvador. San José es el «varón justo» (Mt 1,19), el hombre temeroso de Dios, fiel a su Palabra y totalmente entregado a la voluntad del Señor.
Cuando la siempre Virgen María, que «estaba desposada con José» (Mt 1,18), le cuenta a él que será la Madre del Señor por obra y gracia del Espíritu Santo, San José decide alejarse. Toda persona que percibe de alguna manera el misterio de Dios tiende de inmediato a apartarse, porque se ve a sí mismo muy pecador en comparación con la santidad divina. Así le pasó al profeta Isaías: «¡Ay de mí, que estoy perdido, pues soy un hombre de labios impuros, y entre un pueblo de labios impuros habito: que al rey el Señor de los ejércitos han visto mis ojos!» (Is 6,5) y también a Pedro: «Simón Pedro, cayó a las rodillas de Jesús, diciendo: «Aléjate de mí, Señor, que soy un hombre pecador» (Lc 5,8). La respuesta del Señor es: «No temas» (Lc 5,10). Es verdad que todo hombre es indigno de estar en la presencia de Dios, pero Él elige a quien quiere para que se cumpla su designio de salvación.
Así se entiende lo que le dice el Ángel en sueños a San José: «José, hijo de David, no temas tomar contigo a María tu mujer porque ciertamente lo engendrado en Ella es del Espíritu Santo» (Mt 1,20). El Ángel le hace ver a San José que aunque es verdad lo que la Virgen le ha dicho respecto a que el Hijo es obra del Espíritu Santo, sin embargo Dios quiere que viva con Ella como su Esposo virginal.
¿Qué es lo que San José no debe «temer»? No es temer algún peligro. Sino que no debe temer acercarse a este gran milagro que manifiesta el poder y la santidad de Dios. No debe temer, porque es el Señor quien lo ha elegido para ser el casto esposo de María y el padre de Jesús, de un modo más eminente al modo como lo es un padre biológico. San José es verdadero padre del Niño Jesús, aunque no lo haya engendrado. Es el mejor de todos los padres de la tierra, porque es el hombre que ha tenido la más perfecta participación de la paternidad de Dios.
San José, al conocer la voluntad de Dios, obedece de inmediato: «Despertado José del sueño, hizo como el Ángel del Señor le había mandado, y tomó consigo a su mujer» (Mt 1,24). El varón justo no duda en renunciar a sus propios proyectos, por muy buenos que sean, y se adhiere confiadamente al querer de Dios.
Pidamos a Dios, en estos días previos a Navidad, la gracia de esperar al Mesías con la fe, la esperanza y el amor de la Virgen y San José.
+ Francisco Javier Stegmeier
Obispo de Villarrica