Crítica de los judíos a Jesús

Otro pasaje que se suele señalar es el de Marcos 2: 26. Aquí los críticos dicen que Jesús se equivocó al decir que Abiatar era el Sumo Sacerdote cuando David comió el pan consagrado, cuando en realidad era Ahimelec (cfr. 1 Samuel 21: 1- 6). Sin embargo, resulta que en el Antiguo Testamento encontramos variosSigue leyendo «Crítica de los judíos a Jesús»

Objeción común: Jesús no cumple los estándares mesiánicos estipulados en el Talmud.

Pero no es una objeción fuerte porque el verdadero parámetro de referencia a este respectoson las Escrituras Sagradas de los judios (lo que los cristianos conocen como el «Antiguo Testamento») y no tanto el Talmud Además, es engañoso decir que «Jesús no cumple los estándares mesiánicos del Talmud» no solo porque gran parte del mismoSigue leyendo «Objeción común: Jesús no cumple los estándares mesiánicos estipulados en el Talmud.»

Pilato

San Mateo dice que «todo el pueblo gritó: que su sangre caiga sobre nosotros y sobre nuestros hijos» (Mt 27, 25). ¿A quién se refiere el evangelista–que escribe para los hebreos– cuando dice todo el pueblo? ¿Acaso a algunas personas, a la mayoría, o a alguna minoría? La Escritura es clara y precisa, dice todoSigue leyendo «Pilato»

Las 3 Comidas

El tema del Reino caracteriza a estas tres comidas: Las cinco mil personas quedan «satisfechas» y se recogen doce cestos con el pan sobrante; lo cual indica la plenitud de las doce tribus de Israel bajo el Hijo de David (1 Reyes 4, 20; 8, 65-66) La Última Cena está estrechamente asociada con la inminenteSigue leyendo «Las 3 Comidas»

La Alianza de Dios con David y ¿que tiene que ver con Jesús?

La monarquía davídica se fundó sobre una alianza divina. La alianza de Dios con David, tal y como está descrita en el oráculo de Natán (2 Samuel 7, 9-16), proporciona todo el contenido de la descripción angélica de Jesús en Lucas 1, 32-33. Más tarde, Jesús asocia su dignidad real con una «Nueva Alianza» (LucasSigue leyendo «La Alianza de Dios con David y ¿que tiene que ver con Jesús?»

Purgatorio

Además, es de lógica el pensar en que todo daño se debe reparar, así mismo pasa con el pecado. Todo pecado causa en el alma dos cosas: culpa y pena (cf. 2 Sam 12,13-14; 24,12). No basta pedir perdón, además hay que resarcir (reparar) el daño hecho, no porque Dios lo necesite sino porque nuestraSigue leyendo «Purgatorio»

David y la oración del rey

David es, por excelencia, el rey “según el corazón de Dios”, el pastor que ruega por su pueblo y en su nombre, aquel cuya sumisión a la voluntad de Dios, cuya alabanza y arrepentimiento serán modelo de la oración del pueblo. Ungido de Dios, su oración es adhesión fiel a la promesa divina (cf 2Sigue leyendo «David y la oración del rey»

David y la oración del rey

La oración del pueblo de Dios se desarrolla a la sombra de la morada de Dios, el Arca de la Alianza y más tarde el Templo. Los guías del pueblo —pastores y profetas— son los primeros que le enseñan a orar. El niño Samuel aprendió de su madre Ana cómo “estar ante el Señor” (cfSigue leyendo «David y la oración del rey»