La antidemocrática masonería francesa

La “Fraternidad Parlamentaria” está constituido de 400 masones de todas la obediencias masónicas, aquí nace la ley Taubira Doctrina y fines de la masonería El inmortal Pontífice León XIII, en la carta Encíclica «Humanum Genus» —condenatoria de la masonería—, al afirmar que «junto al reino de Dios en la tierra, que es la verdadera IglesiaSigue leyendo «La antidemocrática masonería francesa»

DECLARACIÓN DEL EPISCOPADO ARGENTINO SOBRE LA MASONERÍA

El Episcopado Argentino, en su Reunión Plenaria, ante las diversas manifestaciones hechas en la prensa por la masonería, se siente en la obligación de hacer una pública declaración, en cumplimiento de la recomendación de S.S. León XIII: «Lo primero que procuréis hacer será arrancar a los masones sus máscaras para que sean conocidos tales cualesSigue leyendo «DECLARACIÓN DEL EPISCOPADO ARGENTINO SOBRE LA MASONERÍA»

Oración por la protección cubre la masonería

Pongamos por intercesor al Príncipe de los Angeles del cielo, San Miguel, que arrojó al abismo a los enemigos infernales; a San José, esposo de la Virgen Santísima, celestial patrono de la Iglesia Católica; los grandes Apóstoles, San Pedro y San Pablo, sembradores de la fe cristiana y sus invictos defensores. En su patrocinio ySigue leyendo «Oración por la protección cubre la masonería»

Exhortación: orar

Bien conocemos que todos Nuestros comunes afanes no bastarán para arrancar estas perniciosas semillas del campo del Señor si desde el cielo el Dueño de la viña no secunda Nuestros esfuerzos benignamente. Necesario es, pues, implorar con vehemente anhelo e instancia su poderoso auxilio como y cuanto lo piden la extrema necesidad de las circunstanciasSigue leyendo «Exhortación: orar»

La Orden Tercera de San Francisco.

Y aprovechando esta oportunidad, renovamos ahora justamente Nuestro encargo, ya repetido, de propagar y fomentar con toda diligencia la Orden Tercera de San Francisco, cuyas reglas con suavidad prudente hemos moderado hace poco. El único fin que le dio su autor es traer a los hombres la imitación de Jesucristo, al amor de su Iglesia,Sigue leyendo «La Orden Tercera de San Francisco.»

Pisar a Cristo en la Masonería

En el grado 29 según el Rito Antiguo y Aceptado, uno de los más mayoritarios dentro de las logias masónicas, en el que se rechaza expresamente a Cristo, pisoteando con los dos pies un crucifijo y, además, se invoca a modo de consagración la protección de Baphomet, dios de la Luz, que es una representaciónSigue leyendo «Pisar a Cristo en la Masonería»

La Masonería niega la existencia de Dios.

Pero más lejos van los naturalistas, porque, lanzados audazmente por las sendas del error en las cosas de mayor momento, caen despeñados en el más profundo de los errores sea por la flaqueza humana, sea por justo juicio de Dios, quien castiga su soberbia. Así que en ellos pierden su certeza y fijeza aun lasSigue leyendo «La Masonería niega la existencia de Dios.»

Enseñanzas del naturalismo

. Soberanía de la razón humana. Ahora bien; es principio fundamental de los que siguen el naturalismo, como lo declara su mismo nombre, que la naturaleza y razón humana han de ser en todo maestras y soberanas absolutas; y sentado esto, descuidan los deberes para con Dios, o tienen de ellos conceptos vagos y erróneos.Sigue leyendo «Enseñanzas del naturalismo»

La sociedad masónica

En Nuestros días, todos los que favorecen la peor parte parecen conspirar a una y pelear con la mayor vehemencia, siéndoles guía y auxilio la sociedad que llaman de los Masones, extensamente dilatada y firmemente constituida. Sin disimular ya sus intentos, muy audazmente se animan contra la majestad de Dios, maquinan abiertamente y en públicoSigue leyendo «La sociedad masónica»

Las dos ciudades

Venerables Hermanos, salud y bendición apostólica Ciudad terrenal y ciudad de Dios. El humano linaje, después de haberse, por envidia del demo nio, miserablemente separado de Dios, creador y da dor de los bienes celestiales, quedó dividido en dos bandos diversos y adversos, de los cuales el uno combate asiduamente por la verdad y laSigue leyendo «Las dos ciudades»