Sólo mora en este Monte la honra y gloria de Dios

La santificación de nuestra propia alma no es, pues, el fin último de la vida cristiana. Por encima de ella está la gloria de la Trinidad Beatísima, fin absoluto de todo cuanto existe. Y esta verdad, con ser tan elemental para los que comprendan la trascendencia divina, no aparece, sin embargo, dominando en la vidaSigue leyendo «Sólo mora en este Monte la honra y gloria de Dios»

El más grande regalo

«Cuańdo esté preparado en esta vida de amor y de celo, pediré al buen Jesús otra gracia, que es precisamente el don más precioso que pueda conceder a las almas de sus fieles, y que es éste: ser crucificado en el cuerpo y en el alma, consumiéndose incesantemente en su martirio de amor… Corazón agonizanteSigue leyendo «El más grande regalo»